7 plantas aromáticas de jardín que recomendamos

plantas aromaticas faciles de cuidar

Las plantas aromáticas son siempre un acierto cuando se trata de darle vida a un jardín, incluso a una pequeña terraza. Porque son fáciles de cuidar y consiguen que el ambiente se cargue de un aroma embriagador.

Si estás pensando en incluir nuevas variedades en tu jardín, aquí tienes siete ideas de plantas que te van a encantar y que podrás tener siempre en el mejor estado posible con unos cuidados mínimos.

Lavanda

Originaria del Mediterráneo, la lavanda es una planta que se ha hecho muy popular a nivel mundial por su belleza y por la gran cantidad de aplicaciones medicinales que tiene.

Un dato importante a tener en cuenta es que el aroma de la lavanda tiene capacidades relajantes. Solo con estar cerca de la planta e inspirar su olor, los niveles de estrés y de ansiedad se reducen.

Si te cuesta dormir, corta un poco de tu lavanda y ponla en el dormitorio en un jarrón con agua. Aunque no lo creas, te va a ayudar a mejorar la calidad de tu sueño.

La lavanda es una de las plantas aromáticas más fáciles de cuidar. Tienes que plantarla en una zona soleada y bien ventilada, en la que tenga espacio para crecer, porque puede llegar a extenderse bastante.

Asegúrate de ponerla en un lugar en el que tenga un buen drenaje, ya que la acumulación de agua alrededor de sus raíces podría acabar con ella. De hecho, esta es una planta que no tienes que regar mucho, aguanta muy bien las sequías.

Para darle forma y estimular su crecimiento, poda la lavanda de manera regular una vez que haya pasado la época de floración.

Romero

Un jardín con plantas aromáticas nunca está completo si en él falta el romero. Esta planta herbácea perenne está bonita tanto en verano como en invierno, y tiene detrás una larga historia de uso tanto en el campo de la medicina tradicional como en la cocina.

Con solo tenerla plantada en casa ya estás haciendo mucho por mejorar el ambiente, porque está demostrado que su aroma alivia el estrés y la ansiedad. De ahí que sea una de las plantas de uso más común en la aromaterapia.

Aunque no hay pruebas concluyentes, sí se han realizado algunos estudios que sugieren que el aroma del romero puede estimular la concentración y potenciar la memoria.

Por lo que se refiere a sus cuidados, es una planta que tolera muy bien el sol. Es más, necesita recibir unas seis horas de luz directa cada día. Por el contrario, no es muy resistente al frío. Si vas a ponerla en el jardín y vives en una zona fría, es mejor que la plantes en maceta y la lleves a un lugar más resguardado cuando llegue el invierno.

El romero es una planta que no hay que regar mucho para que las raíces no se pudran. Para que esté todavía más bonito, se le puede añadir un poco de fertilizante al agua de riego una vez al mes durante la temporada de crecimiento.

En cuanto a la poda, es importante cortarlo de manera regular para promover un crecimiento saludable y que se mantengan compacto.

Menta: una de las plantas aromáticas más populares

Sus hojas de un verde brillante y su inigualable aroma hacen de la menta una planta imprescindible en muchos jardines y es que, además, resulta muy fácil de cuidar y crece rápidamente.

Tener menta plantada en tu jardín o en un maceta en tu balcón hará que estés más relajado, porque su aroma baja los niveles de ansiedad y estrés y, como ocurre con el romero, también hay evidencias que demuestran que mejora la concentración.

Unas hojas de menta van perfectas para hacerte un refrescante mojito en casa, o para adornar una tarta, pero también puedes sacarle partido a sus propiedades medicinales. Una infusión de hojas de menta va muy bien para la estomacales, aliviar el dolor de cabeza, y mejora la salud bucal por sus propiedades antibacterianas.

Planta la menta en tu jardín en un lugar en el que reciba bastantes horas de luz solar directa y riégala de manera regular. Si notas que la tierra está seca, es hora de darle un poco de agua, pero no abuses. Eso sí, procura que el suelo drene bien para que no se acumule el agua en las raíces.

Notarás que esta planta crece de forma rápida, así que vas a tener que podarla de manera regular para que mantenga su forma. Si cortas los brotes superiores, fomentarás un crecimiento más denso.

Tomillo

Ya sea para usarla en la cocina, para aprovechar sus propiedades medicinales, o simplemente para disfrutar de su aroma y su belleza, tener una planta de tomillo en el jardín es una muy buena idea.

Si tienes tomillo plantado en tu jardín, bastará con salir a dar un paseo por el mismo e inhalar su inconfundible aroma para que te olvides de todos los problemas del día a día. Te sentirás inmediatamente más calmado y relajado, y tu estado de ánimo mejorará.

Por supuesto, también puedes cortar algunas ramitas de tu planta de tomillo y utilizarlas en tus recetas de cocina. Combina a la perfección con los platos de carne al horno, agregando sabor y aroma a los asados.

Por otro lado, un infusión hecha a base de tomillo fresco tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas, así que es un buen remedio frente a la tos, la congestión nasal y el dolor de garganta. Si tienes problemas de indigestión, también te ayudará a sentirte mejor.

Como ocurre con muchas plantas aromáticas, el tomillo crece mejor si está en un lugar en el que recibe mucha horas de luz natural cada día. Por lo que respecta al riesgo, procura hacerlo de forma moderada, espera a que el suelo esté bien seco antes de darle más agua a la planta, y si la tienes en maceta asegúrate de que esta drena bien.

El tomillo es una planta de crecimiento denso que puede llegar a volverse leñosa si no la podas de una forma regular. Procura hacer una poda periódica para mantener su forma, y fomentar el crecimiento de ramas nuevas, en lugar del endurecimiento de las viejas.

Salvia 

La salvia es a las plantas aromáticas lo que el aloe vera a las suculentas, porque resulta muy apreciada tanto por su belleza como por sus múltiples propiedades. No en vano se la conoce como la “reina de las hierbas”, y que que su aroma, su sabor, y sus beneficios para la salud, hacen de ella una planta muy apreciada.

En aromaterapia se utiliza la salvia para reducir los niveles de estrés y ansiedad, pero también para mejorar el estado de ánimo y hasta la concentración. A nivel medicinal, tiene propiedades antiinflamatorias, antibacterianas, antifúngicas y antioxidantes.

Además, la salvia es una planta muy bonita, que llama la atención con sus hojas verde plateadas y sus coloridas flores. Puedes tenerla tanto en el jardín como en una maceta, y también crecerá bien dentro de casa.

Por lo que respecta a su cuidado, la salvia necesita recibir muchas horas de luz solar directa. Si la tienes en casa, ponla cerca de una ventana soledada. El riego, cuanto más escaso mejor. Aguanta muy bien la sequía, con regarla una vez por semana suele ser más que suficiente, y en invierno se puede espaciar todavía más el riego.

Como la mayoría de las plantas aromáticas que estamos viendo, es mejor que el suelo esté bien drenado para que no se encharquen las raíces.

Esta planta se suele podar varias veces al año para intensificar su floración, y se puede reproducir fácilmente a través de esquejes.

Albahaca

Bonita, con un buen roma, con importantes aplicaciones medicinales y culinarias, la albahaca lo tiene todo. Pero hay algo que hace de ella una planta todavía más especial y más importante en tu jardín: es un ahuyentador natural de la mosca blanca y de los mosquitos.

Para plantar albahaca en casa, recuerda que estamos hablando de una planta que necesita muchas horas de luz solar directa, como mínimo seis cada día. Necesita algo más de agua que las plantas aromáticas que hemos visto hasta ahora, pero tampoco hay que excederse. La tierra debe estar húmeda, pero sin llegar a estar empapada, y una vez al mes le puedes añadir al agua de riego un poco de fertilizante para que la planta crezca más fuerte y bonita.

La albahaca es una planta que resulta más bonita cuando es de pequeño tamaño, así que pódala con regularidad para que esté frondosa y no se haga demasiado grande.

Hierbabuena

La hierbabuena es una planta muy popular, y resulta imprescindible en los jardines que dan protagonismo a las plantas aromáticas. Aunque necesita mucha luz, no es bueno que esté expuesta directamente al sol durante muchas horas cada día.

El riego ha de ser regular, pero sin encharcamientos, y se aconseja regar antes de que la tierra se seque del todo. Con respecto a la ubicación, es mejor tener esta planta en un lugar fresco y bien ventilado. Si la podas regularmente, evitarás que se haga demasiado grande.

Cualquiera de estas siete plantas aromáticas dará buenos resultados en tu jardín, y ya has visto que son muy sencillas de cuidar.

Share
Pin
Tweet