9 árboles de hoja perenne para jardín

Cuando piensas en un jardín, seguramente te viene a la cabeza un espacio exterior donde dar un paseo y perderte entre la vegetación y los árboles. Todo buen jardín, aunque sea el de nuestra casa, debe tener algún árbol que aporte un toque natural y para que de sombra y suavice la temperatura del suelo en verano.

Está demostrado que los lugares en los que se plantan árboles son más frescos en verano y menos fríos en invierno. Esto se debe a que los árboles absorben la luz del sol para hacer la fotosíntesis y arrojan sombra durante los días calurosos. En invierno, además, los árboles hacen de cortavientos y protegen del viento frío y de la lluvia ligera.

Por ello, plantar uno o varios árboles en tu jardín puede ser estético, pero también te será de utilidad. Pero ¿qué árbol plantar? Existen multitud de tipos y especies de árboles con determinadas características y que necesitan distintos cuidados. Además, no todos pueden crecer en todos los climas del planeta ni soportar el mismo abanico de temperaturas. 

Los árboles pueden ser de hoja perenne o caduca. Aunque hay gente que piensa que los primeros nunca pierden las hojas mientras que los segundos sí lo hacen, en realidad esto no es así. Ya que ambos pierden las hojas durante todo el año. 

Pero mientras que los de hoja caduca las pierden sobre todo en otoño, los perennes las pierden y renuevan a lo largo de todo el año. Por lo que, mientras los primeros siempre tienen hojas, los segundos se quedan sin ellas en invierno. 

Por ello, en este artículo te vamos a hablar de los 9 árboles de hoja perenne que puedes plantar en tu jardín. Tanto si prefieres hacerlo en terreno como si lo quieres hacer en maceta. Así que presta atención, coge papel y lápiz y toma nota. 

1.El limonero (Citrus limon)

Utilizar árboles frutales para decorar y dar cierta sombra al jardín siempre es buena idea, además de poder aprovechar sus frutos. En este caso hablamos del limonero, que es originario de la zona del Himalaya. Sus frutos son los limones, que son muy apreciados por su valor culinario y aromático.

Son árboles que pueden llegar a alcanzar una altura considerable, hasta los 6 metros, en  su hábitat natural y en campo abierto. Por ello, deberás podarlo una vez al año si lo quieres plantar en tu jardín. Sin embargo, si decides plantarlo en maceta, este ejemplar no superará los dos metros, ya que es capaz de adaptarse.

Además no es un árbol que sea difícil de cuidar. Con que le dé el sol y que su tierra esté húmeda pero no encharcada, es suficiente. Quedará muy bien en tu jardín y le aportará un toque exótico con el color de sus frutos. 

2.El Olivo (Olea europaea)

Este es un árbol con historia y se le considera un símbolo de las regiones del mar Mediterráneo, aunque es originario de la región del Cáucaso. Es, desde hace unos años, uno de los vegetales que más se utilizan para decorar jardines. No sólo por arrojar sombra, sino también por su valor estético. 

En su hábitat natural, estos ejemplares pueden medir entre unos cuatro y unos doce metros de altura, lo que es bastante. Sin embargo, también lo puedes plantar en maceta para controlar su tamaño y no dejar que supere los dos metros. 

No es un árbol que requiera demasiados cuidados. Necesita exposición a la luz solar durante todo el año y protegerse de las heladas, ya que no puede soportar temperaturas inferiores a los -12ºC.

3.El Cedro (Cedrus)

Se trata de una especie de conífera típica de la zona tropical del continente americano, en el área que se extiende desde México hasta la parte norte de Argentina. Cuando lo plantas en un jardín, este le aporta elegancia y majestuosidad debido a su gran tamaño.

Suelen ser ejemplares colosales cuando se encuentran en su hábitat natural, pudiendo llegar hasta los 20 metros de altura. A pesar de esto, puede reducir su tamaño hasta los 3 metros si decidimos plantarlo en una maceta. 

Suele presentar una copa frondosa y de forma redondeada que aporta una magnífica sombra. Necesita luz solar y ser regado de forma moderada. Debe podarse ocasionalmente y sólo cuando se deba eliminar alguna rama vieja o estropeada. 

4.Acebo (Ilex aquifolium)

Es una especie arbórea que tiene su origen en la zona sur y en el oeste del continente europeo. Se caracteriza por sus hojas dentadas con bordes espinosos y frutos de color rojo brillante. Algunas especies de acebo pueden tener sus hojas y frutos muy parecidas a las del muérdago, por lo que mucha gente tiende a confundirlas.

Sea como sea, es un árbol que puede aportar un gran valor ornamental a tu jardín, ya que es muy llamativo. Así pues, son especies que pueden llegar a medir 10 metros de altura cuando se plantan libremente en el terreno. Pero en maceta, no crecerá más de 2 metros. 

Es un árbol de exterior, ya que necesita ser expuesto a la brisa natural. Además, es un árbol que prefiere climas fríos, por lo que puede soportar temperaturas muy bajas. Ubícalo en un lugar de sombra donde no reciba la luz del sol de manera directa y riégalo constantemente, especialmente en los meses de verano. 

5.Ciprés (Cupressus)

Es una conífera originaria del Mediterráneo oriental, concretamente en las zonas que corresponden a Irán, Siria y Chipre. Son árboles que aportan elegancia y magnificencia a los jardines. Además tienen un aspecto muy vertical, sensación que se acrecienta cuando pones varios cipreses juntos. 

Se trata de una de las especies más grandes entre los árboles más cotidianos que todos conocemos, ya que, excepcionalmente pueden superar los 40 metros de altura en su hábitat natural. Estos árboles necesitan ser podados varias veces al año si los quieres tener plantados en una maceta  

Son árboles que requieren ciertos cuidados, ya que son muy sensibles al exceso de humedad, por lo que el suelo no debe encharcarse a su alrededor. Prefieren el sol y los climas cálidos, aunque resisten bastante bien el frío y las heladas.

6.Algarrobo (Ceratonia siliqua)

Esta es una planta arbórea originaria del Mediterráneo Oriental y que crece bien en las zonas de clima mediterráneo. Suele tener una copa muy frondosa y amplia que proyecta una sombra grande y alargada a su alrededor, por lo que debes plantarlo en un sitio donde tenga bastante espacio para crecer.  

Son árboles de tamaño moderado que pueden medir entre 5 y 10 metros de altura cuando están plantados al aire libre. Sin embargo, si lo plantas en maceta, su crecimiento será más lento y podrás ir controlando su altura mediante la poda, por lo que será difícil que supere los 2 metros. 

Necesita sentir el paso de las estaciones y un abanico de temperaturas entre los -7ºC y los 45ºC, lo que los convierte en unos árboles muy fuertes. Necesitan luz solar de manera directa para crecer y regarlos un par de veces por semana en los meses de verano. En invierno, con regarlo cada 15 días, será suficiente. 

7.Pino (Pinus)

El pino es una especie de árbol que es originario del hemisferio norte terrestre, creciendo en una amplia variedad de países y territorios distintos. Si los plantas en tu jardín, tendrás grandes áreas de sombra debido a sus grandes copas. 

Se trata de árboles muy comunes que pueden alcanzar fácilmente los 30 metros de altura cuando se encuentran en libertad o tienen bastante terreno para crecer. Sin embargo, si quieres plantarlo en maceta, este puede adaptar perfectamente su tamaño y no superar los tres metros. 

Al ser árboles que se adaptan a una multitud de climas, no necesitan grandes cuidados, ya que son muy resistentes. Necesitan la luz del sol de forma directa, unas temperaturas suaves, pese a que soporta bien el frío y regarlos de manera moderada. 

8.El magnolio (Magnolia grandiflora)

A este árbol se le conoce con el sobrenombre de el rey del jardín por la espectacularidad de su floración. Es originario de Estados Unidos y suele crecer en zonas forestales ligeramente pantanosas o cercanas a la costa formando bosques. Además, es un árbol cuya copa es apreciada para arrojar sombra en exteriores y jardines, especialmente desde finales de primavera hasta mediados de otoño

Es una planta que puede llegar a crecer hasta los 30 metros de altura en su hábitat natural mientras que su crecimiento se detiene si lo plantamos en una maceta. Para que no crezca demasiado, deberemos podarlo varias veces al año. 

Como hemos dicho, este árbol crece en zonas ligeramente pantanosas o cercanas a la costa, por lo que necesita suelos que estén siempre un poco húmedos, pero sin encharcarse.

Además, debe ubicarse en un lugar donde reciba luz solar de manera directa y en zonas de clima cálido. Por ello, deberemos protegerlo del frío y de las heladas, sobre todo durante los primeros años de vida.

9.Benjamín (Ficus benjamina)

Originario de la India, es un ficus que se caracteriza por tener una copa muy frondosa y ancha y un tronco crece de manera trenzada. Puede arrojar una gran sombra sobre ciertas zonas de tu jardín dependiendo de dónde lo ubiques. Es un árbol que se puede hacer muy grande, por lo que necesitarás bastante espacio antes de plantarlo. 

Como acabamos de decir, son árboles que se pueden hacer enormes y llegar a crecer hasta superar los veinte metros de altura, si se dan las condiciones. Sin embargo, también es un árbol que adapta su tamaño y sus condiciones a las características del terreno, por lo que, al plantarlo en una maceta, no crecerá más de los tres metros de altura. 

Son árboles un tanto delicados que pueden requerir de cuidados especiales, especialmente si los plantamos en macetas. Debes regarlo de manera que el sustrato nunca deje de estar húmedo, pero no lo debes encharcar. Además necesita abundante luz.

Share
Pin
Tweet