Arañas blancas en las plantas: cómo eliminarlas

Cuando tenemos plantas y cultivos, intentamos velar por que se mantengan siempre bien cuidados y con buena salud. Por eso, nos preocupamos cuando presentan un aspecto triste y enfermizo. 

Así, existen muchos problemas que pueden hacer que una planta se vaya deteriorando poco a poco. Existen enfermedades, hongos y parásitos que pueden estar alimentándose de ella y dejándola cada vez más y más débil. 

Entre los que hemos nombrado, nos vamos a centrar en los parásitos o insectos que establecen en la planta una colonia. Estos comienzan a consumir las hojas, el tallo, las flores o las raíces de la planta hasta que esta tiene un aspecto enfermizo o, directamente, se muere.

Entre estos insectos, hay uno que preocupa especialmente en cuanto a los cultivos de hortalizas, aunque también afecta a todo tipo de plantas. Estamos hablando de la araña blanca. ¿Pero qué es la araña blanca?

Es un pequeño insecto de ocho patas similar a una araña, pero ciertamente no es una araña, sino un ácaro. Suele crecer en zonas donde hay sombra y humedad, por ejemplo, en huertos y jardines.

Es muy difícil de detectar a simple vista, aunque se pueden llegar a ver sin necesidad de ningún aparato ni microscopio. Si encuentras una planta infestada de araña blanca, verás sobre las hojas unos pequeños puntos blancos que se mueven lentamente sobre la superficie de la misma. 

Son una plaga muy dañina para todo tipo de plantas y cultivos de la que se ha de defender a toda costa, ya que producen grandes daños. Por eso, es importante que sepamos qué son las arañas blancas en las plantas y cómo eliminarlas.

Efectos de las arañas blancas en las plantas

Aunque lo cierto es que casi siempre nos damos cuenta del problema cuando la planta ha sufrido daños, podemos fijarnos en el estado de las hojas. En las primeras etapas de la infestación se esconden detrás de las hojas. Tan sólo tenemos que fijarnos si detrás de ellas hay alguna colonia o algún pequeño grupo de ácaros.

Algunos de los síntomas que indican que una planta puede estar afectada con esta plaga son, por ejemplo, un aspecto enfermizo general de la planta. Las hojas están caídas o tienen manchas. Las arañas, al morder la planta, liberan toxinas muy dañinas que van matando poco a poco la planta.

Otros síntomas se dan cuando las hojas se enrollan o presentan decoloraciones marrones, cuando las flores empiezan a perder el color y cuando los frutos nacen deformes. Pero el signo más obvio es la aparición de una fina telaraña que, poco a poco, va cubriendo las hojas, los tallos y las flores. Si te fijas bien, sobre esta tela, podrás ver decenas e incluso cientos de estos ácaros. 

Dependiendo de la especie de planta u hortaliza pueden aparecer unos signos u otros, como manchas negruzcas o muerte de parte del tejido de las hojas y de las ramas de la misma. 

Reproducción y condiciones de vida de la araña blanca

Este tipo de ácaros nacen de huevos. Cuando acaban de nacer son larvas, pero inmediatamente pasan a ser pupas y alcanzan la fase adulta en tan sólo cinco días, por lo que tienen un ciclo de vida muy acelerado. En la fase adulta, pueden estar listas para reproducirse. 

Si no se trata a tiempo esta plaga, esta irá consumiendo la planta cada vez más rápidamente, ya que el número de ácaros irá en aumento. Esto se debe a que se reproducen a un ritmo bastante elevado. Por eso, cuando tienes una planta infestada, debes alejarla lo máximo posible de otras que estén sanas. 

Esto se debe a que los machos de esta especie recogen a las larvas y las pupas y se las llevan hacia otras plantas para ampliar la colonia. De esta manera, se pueden llegar a reproducir de una manera muy acelerada y eficiente, por lo que deberás tomar medidas si te encuentras con un grupo de estas arañas. 

Además, estas arañas pueden sobrevivir en condiciones bastante desfavorables. Por ejemplo, en pleno invierno pueden llegar a sobrevivir por debajo de los 5ºC y regresan con fuerza en primavera y en verano cuando las temperaturas suben de los 20ºC. 

Cómo prevenir la expansión de las arañas blancas

Como hemos visto, estos ácaros tienen una muy buena táctica para expandirse y así asegurar el crecimiento de su colonia. Así, cuando viven en una planta que está a punto de morir, ya se han asegurado de envíar larvas hacia otros vegetales de los que seguir alimentándose. 

Por eso, la mejor manera de romper la cadena de expansión es mediante la prevención. Por ejemplo, en el huerto debes tomar ciertas medidas, que pueden llegar a ser drásticas pero que pueden tratarse de el mal menor, ya que una plaga descontrolada puede ocasionar la muerte de multitud de campos de cultivo en pocas semanas:

  • Localiza las plantas infestadas. Una vez localizadas, puedes rociarlas con un insecticida apto para vegetales, aunque te recomendamos que, directamente te deshagas de ellas lo más rápido posible. De esta manera, no tendrán la posibilidad de infestar a los cultivos o plantas colindantes. 
  • Si ves que hay hojas o ramas afectadas, debes eliminarlas. Aunque recomendamos eliminar la planta entera, puedes optar por eliminar la parte de la planta que esté infestada. 
  • Arranca las malas hierbas. No es cuestión de estética, sino de seguridad. Estas arañas pasan con total facilidad de una planta a otra y van ampliando su colonia. Si eliminas las malas hierbas y controlas que no crezcan en exceso, lo tendrán más difícil. 
  • No riegues en exceso. No debes regar los campos hasta encharcar el terreno. Esto no es bueno por dos razones: primero, porque las raíces de la planta se pueden empezar a pudrir y, segundo, porque a este tipo de ácaros les gusta la humedad y se desarrollan mejor en zonas húmedas y a la sombra de las hojas. 
  • No abones en exceso. Los excesos no son buenos. Al igual que regar demasiado es malo, excederte con el abono, puede atraer este tipo de plagas (y otras).
  • Respetar el tiempo entre cultivos. Si plantas inmediatamente después de la cosecha y todavía quedan especímenes de araña blanca por el lugar, es muy fácil que estas se propaguen rápidamente por tus plantaciones. Por eso, dejar un tiempo entre un cultivo y el siguiente es primordial para esperar a que la plaga desaparezca por completo. 
  • Rotación de cultivos. Siguiendo la línea del punto anterior, si se produce una rotación de cultivos, dejando la tierra reposar, se deja un margen para que la plaga desaparezca del terreno, ya que no tiene vegetales en los que puede sobrevivir ni reproducirse. 

Cómo eliminar las arañas blancas en las plantas

Si la plaga ya afecta a varias zonas de tu huerto y crees conveniente hacer algo para eliminarlas, puedes intentar utilizar distintos productos como los de la lista que te facilitamos a continuación:

  • Extracto de hiedra. Es un producto que se utiliza como insecticida natural debido a su principio activo heterósido, pero ten cuidado, ya que es altamente tóxico. Se puede fabricar de forma casera y es muy eficaz.
  • Aceite de Neem. Es un aceite extraído del neem, un árbol originario de la india, que tiene propiedades repelentes. No eliminará las arañas, pero las ahuyentará, por lo que debes tener cuidado si hay otros cultivos cerca. 
  • Azufre mojable: se suele utilizar mucho en cuanto a la defensa contra plagas y enfermedades vegetales. Su toxicidad no es demasiado alta, pero es una buena solución si queremos prevenir y eliminar una plaga de araña blanca. Funciona tanto como repelente como insecticida. 
  • Insecticida Apichi. Es un insecticida efectivo que se utiliza mezclando ajo, pimienta negra o chile. Se suele utilizar para combatir ácaros como la araña blanca y la roja en huertos urbanos, en jardines y en grandes plantaciones agrícolas. Se utiliza por sus propiedades bactericidas, fungicidas y por la corrosión del picante. Se debe machacar todos los ingredientes en un recipiente , echarle alcohol, dejarlo reposar y, finalmente echar agua. Entonces puedes utilizar un pulverizador para rociar el producto resultante sobre los cultivos. 
  • Azufre en polvo. Es el mismo material que el azufre mojable, pero se aplica en forma de polvo. Está indicado para prevenir y eliminar plagas de ácaros como la araña blanca. 
  • Jabón potásico. Es un potente insecticida que tiene la ventaja de no ser tóxico y está indicado para combatir plagas de pequeños insectos y ácaros, como por ejemplo, la mosca blanca, la cochinilla, el pulgón o la araña blanca, entre otros. Se suele utilizar para proteger los cultivos en la agricultura ecológica. Se compone de grasas jabonosas, hidróxido de potasio y agua, por lo que no daña las plantas ni sus frutos. 
  • Utilizar control biológico. Para ello, debes pedir ayuda profesional, ya que existen empresas que se dedican a introducir en los cultivos algunos insectos que son inocuos para las plantas, pero que se dedican a comer arañas blancas. 

En este artículo hemos visto cómo combatir las arañas blancas en las plantas. Esperamos que su lectura te haya servido para entender la forma de vida de estos parásitos y su modo de reproducción elevado tan peligroso para la supervivencia de los cultivos. Además, esperamos que haya servido para entender que la prevención de la araña blanca es mejor arma que intentar eliminarlas una vez la plaga se ha desatado.

Share
Pin
Tweet