Plantas suculentas más raras del mundo

Las suculentas son plantas tan particulares que se han convertido en una de las opciones decorativas favoritas en cantidad de hogares. Es gracias a sus formas originales e increíbles y a la resistencia que tienen para sobrevivir en diferentes entornos, son características que las hacen muy especiales.

Parte de este encanto se debe a que tienen la cualidad de almacenar el agua en sus hojas y tallos, así adquieren un aspecto muy original. Con este sistema pueden sobrevivir fácilmente a una sequía y permanecer en buenas condiciones aunque crezcan en espacios interiores. Son fantásticas compañeras de piso o de jardín.

Además, las hay de muchos tipos. Las variedades son incontables y cada una de ellas es más especial que la anterior. Pero, ¿sabes cuáles son las más raras de todas? Justo de eso te hablaremos en este artículo. Hemos seleccionado las variedades más exóticas y extrañas del mundo para que puedas conocerlas.

Lithops o las piedras vivas

Comenzamos con una variedad de lo más extraña por las formas y colores que nos ofrece. Al observarla, parece imposible que esto forme parte de la naturaleza y que se trate de un ser vivo, ¡esas bolitas encantadoras son las hojas de la planta! Lo que hacen estas suculentas es juntarse en “piedras vivas de colores” para crecer y sorprendernos con el resultado. 

Es original del sur de África, donde se dan buenas condiciones para diferentes variantes de esta planta, que al fin y al cabo es de la familia del cactus. La Lithops crece con bastante lentitud y tiene un tamaño pequeño, por lo que puedes adoptarla en tu hogar si deseas contemplar algo único cada día.

Ariocarpus retusus o roca estrella

Es de las suculentas que más recuerda al cactus tradicional, aunque nos regala una particular forma de estrella que la lleva hasta la lista de las especies más raras. Se eleva bastante por encima del nivel del suelo, algo que no es tan habitual en estas familias de plantas que suelen ser bajitas por el propio peso que cargan en sus hojas.

Lo más sorprendente es que también nos ofrece flores de varios colores en determinadas épocas del año, algo que todavía la hace más vistosa. Su hermana, llamada Ariocarpues trigonus, también es una suculenta muy particular que crea flores blancas en este caso.

Haworthia cooperi

Haworthia cooperi es una planta que parece de ciencia ficción, te lo creerías si te contamos que viene de otro planeta. No obstante, es una suculenta de las más extrañas y bonitas que puedes encontrar en la naturaleza. Sale de la tierra haciendo como una suerte de burbujas translúcidas que dejan al ojo humano perplejo.

Su origen está en Sudáfrica, donde se puede ver con más normalidad. Además, también tiene la capacidad de florecer en determinados momentos, elevando un tallo que sobresale muy por encima del resto de la planta.

Othonna capensis

¿Sabías que también hay variedades de suculentas rastreras? Es el caso de Othonna capensis, que puede crear una cascada cuando decides colocarla en una maceta. Esto la hace muy especial y diferente a la mayoría de las variedades que se conocen o que se tienen en los hogares.

Se despliega a sus anchas luciendo hojas de colores verdes y granates que resultan de lo más decorativas. Por otro lado, también da flores en ciertos momentos que son muy pequeñas y de color amarillo, así que recuerdan a las margaritas.

Echinopsis mirabilis o erizo marino sudamericano

Probablemente, si te encuentras con esta planta, nunca la asociarás con lo que conoces como una suculenta. Sin embargo, se trata de una de las especies más extrañas, especiales y bonitas. Toma la forma de un cactus, pero se vuelve muy particular en el momento de la floración.

En su formato habitual, esta planta parece un cactus de color oscuro y de cierta robustez. Lo más especial llega a partir del segundo año, cuando puede comenzar su floración y crear unas hermosas flores blancas que únicamente despliegan sus hojas cuando impacta el sol en ellas momentáneamente, después, se vuelven a cerrar.

Adromischus maculatus o corazones de calico

Corazones de calico es un tipo de suculenta que se hace especialmente decorativa para hogares que buscan algo realmente único y quieren ofrecer un toque rústico, exótico y acogedor con sus plantas. Seguimos hablando de una especie rara que llamará la atención de todos los visitantes.

La cualidad que presenta y que predomina en su aspecto es que tiene hojas ovaladas que van generando ondas y formas extrañas. Son de colores amarronados con pecas en algunos casos, por lo que parecen de mármol. 

Gymnocalycium mihanovichii

Gymnocalycium mihanovichii es también conocida como cactus de luna, aunque pertenece oficialmente a la familia de las suculentas. Sin embargo, en esta planta se pueden hacer precisamente injertos de cactus obteniendo buenos resultados.

Como ocurre con muchas otras variantes de la lista, comprendemos lo que la hace especial en el momento en el que florece y nos sorprende con el resultado. Lo que verás en ella es una especie de flor que sale en la parte superior, de un color de lo más intenso y que adquiere la forma de una campana.

Kalanchoe

Aunque está entre las más extrañas, esta suculenta es una de las más populares también, así que puede que la conozcas en alguna de sus variantes. Y decimos esto porque dentro de su género se pueden diferenciar hasta 125 tipos de ellas diferentes.

Lo que las hace diferentes y exóticas es que se encuentran entre las variantes de suculentas que nos llevan con la mente a otro planeta. Sus formas imposibles y sus coloridos son totalmente inesperados.

Gasteria batesiana

¿Qué hace tan especial a este tipo de suculenta? Pues que es una planta que crece sin tener un tallo, surge de la superficie de una forma totalmente imprevisible y, además, llega a crecer bastante, hasta 100 mm de alto y 80 mm de ancho.

Lo más envolvente de esta planta es el color de sus hojas que se muestra verde oscuro de una forma irregular, mezclándose en ciertos puntos con otras tonalidades más amarronadas. A mayores, sus hojas presentan una textura áspera que es única.

Calandrinia spectabilis

El espectáculo final llega con lo que denominamos como una suculenta arbustiva, así que ya te puedes imaginar la magnitud que toma esta planta cuando empieza a crecer, ¡muy diferente al resto de las variantes!
La Calandrinia spectabilis es original de América, nos pide una gran cantidad de luz para crecer y evolucionar en todo su esplendor y sobrevive bien en los climas cálidos. Durante el verano se hace especialmente llamativa porque genera unas vistosas flores en tonos rosas o malvas.

Share
Pin
Tweet