7 arbustos perennes de rápido crecimiento

Las plantas son un elemento ideal para decorar tanto espacios exteriores como interiores, ya que se pueden plantar en macetas para situarlas en un salón luminoso o para darle un toque especial a nuestro balcón, terraza o jardín. 

Como puedes suponer, existen muchos tipos de arbustos para complementar distintos tipos de espacios. Así, existen algunos que no producen flor y aportan un elegante tono verde y otros florecen con multitud de colores y formas. Por ello, a través de este artículo te vamos a mostrar los mejores 7 arbustos perennes de rápido crecimiento. 

1. La adelfa (Nerium oleander)

También se conoce como baladre en algunas zonas del este peninsular. Se trata de un arbusto de hoja perenne que puede llegar a alcanzar los 4 metros de altura. Sus hojas se caracterizan por tener la forma de una punta de lanza y sus flores son de color rosa, rojo o blanco durante las estaciones de primavera y verano. 

Es un tipo de arbusto que crece bastante rápido respecto a otros, alcanzando mucha altura en poco tiempo. Como ventaja, podemos decir que no necesitan cuidados especiales, por lo que no es una planta que requiere grandes cantidades de agua ni ser podada muy a menudo. Además, soporta muy bien el frío y las heladas, por lo que es perfecta para plantarla en climas fríos. 

Eso sí, como desventaja debes saber que tanto las flores como las hojas son bastante tóxicas si se ingieren, por lo que debes tener cuidado, sobre todo ante la presencia de niños pequeños o mascotas.

2. Laurel real (Prunus laurocerassus)

Se trata de un arbusto de un tamaño considerable que presenta un crecimiento acelerado en comparación con otros vegetales. Sus hojas son llamativas, de un color verde intenso y muy brillantes. 

Como ventajas diremos que no requiere cuidados demasiado especiales, por lo que se adapta a cualquier tipo de suelo. Eso sí, el suelo en que están plantados debe tener un buen drenaje, ya que, de lo contrario, puede empezar a dañarse porque no soporta grandes cantidades de agua ni el exceso de riego.

Además es muy fácil de podar y soporta bien las temperaturas frías del invierno hasta los -15ºC. Por ello es uno de los arbustos indicados si vives en una zona donde las temperaturas son bajas en invierno. 

Como desventajas, te diremos que tengas cuidado, ya que son bastante sensibles al ataque de algunas plagas, como la cochinilla. Por ello, es conveniente que estés preparado para cuando aparezcan, si es que lo hacen.. 

3. Celinda (Philadelphus virginalis)

También se conoce con el nombre de falso jazmín. Es un arbusto de hoja perenne que puede llegar a medir los 3 metros de altura. Las hojas no son demasiado estéticas, pero la parte más llamativa son sus flores de color blanco. Florece en verano y forma racimos de flores.

Como pros, diremos que no necesita demasiados cuidados, aparte de regarla de que debe regarse de vez en cuando y necesita sol para crecer y desarrollarse como es debido. Además, pueden llegar a soportar temperaturas cercanas a los -20ºC, por lo que son ideales para climas muy fríos. 

Como contras, diremos que atraen a las abejas, ya que es una planta melífera, de la que éstas extraen el polen para fabricar la miel. Por eso, si te molesta tener abejas en tu jardín, te recomendamos no plantar este arbusto. Si no tienes problema con esto, es una planta preciosa que dará un toque diferente y estético a tu jardín.

4. La hortensia (Hydrangea)

En forma de arbusto, es una planta que puede variar, dependiendo del tipo que sea, entre los ochenta centímetros de altura hasta los dos metros y medio. Cuando florece en verano, esta planta crea un espectáculo de colores. Pueden ser de distintos tonos, pasando del rosa al azul, el morado, el rojo o el blanco, entre otros.

Como ventaja, tenemos que es un arbusto que es muy sencillo de cultivar y que no requiere demasiados cuidados específicos. Con plantarlo en un lugar donde haya algo de sombra y abonar de vez en cuando para acidificar un poco el suelo y regar con abundante agua es suficiente. Además, son plantas bastante resistentes tanto al frío como al calor, aunque debes tener cuidado si la temperatura baja de -10ºC, ya que se puede dañar.

Como desventaja diremos que no debes exponerla al sol, ya que sus flores son muy delicadas y se pueden quemar con facilidad. 

5. Rosal de pitiminí

También conocido como rosal mini, es un pequeño arbusto que puede desarrollarse hasta medir más de un metro de altura. Se caracteriza por su rápido crecimiento, por la forma de sus hojas, por las espinas de sus ramas y por dar unas pequeñas flores de todo tipo de colores durante la temporada de verano. 

Estas plantas requieren unos cuidados más específicos que otras, ya que de lo contrario pueden no florecer o hacerlo de manera débil y esporádica. Además, son vulnerables a gran cantidad de plagas, hongos y enfermedades vegetales.

Por ello, necesitan mucho alimento, que debes proporcionarle mediante un determinado tipo de sustrato. Deben estar expuestos a la luz solar para desarrollarse completamente, ser regados con abundancia y protegerse del frío, ya que son plantas que no soportan muy bien las bajas temperaturas. 

6. La fotinia (Photinia x fraseri o “Red Robin”)

La fotinia o Photinia x fraseri “Red Robin” es un arbusto que se utiliza para formar setos en los jardines y ayudan a preservar la privacidad. Son plantas que cubren grandes zonas con gran densidad. 

Puede sobrepasar con facilidad los 3 metros de altura, por lo que necesita de una poda constante para mantenerlo dentro de unos límites abarcables. Se caracteriza por el color rojo de sus hojas cuando llega la primavera y su progresivo cambio hasta el verde oscuro en verano. Además, produce una intensa floración de pequeñas flores blancas . 

Es un arbusto que no requiere demasiados cuidados, ya que puede crecer prácticamente en cualquier suelo e incluso en macetas, siempre y cuando sean de grandes dimensiones. 

Soportan bien cualquier temperatura, pero se desarrollan mejor en climas templados. Y en invierno pueden llegar a perder sus hojas si las temperaturas son demasiado bajas. Esta planta debe recibir la luz del sol de manera directa y los suelos ligeramente húmedos le vienen bien, por lo que se debe regar cada cierto tiempo. 

7. Espirea de Japón (Spirea japonica)

La espirea de Japón es un arbusto semiperenne de origen asiático que se utiliza por su gran valor estético y que puede llegar a los dos metros de altura. Se caracteriza por tener unas hojas puntiagudas de color verde vivo y con los bordes dentados. 

Además, es muy llamativa su floración. Ya que lo hace en grandes formaciones de flores que se llenan a su vez de otras más pequeñas en su interior y pueden ser de colores distintos dependiendo de la variedad que se trate. Por ejemplo, pueden ser rosa claro u oscuro. 

Se puede utilizar para plantar tanto en macetas como en balcones, terrazas o jardines y aportan gran belleza al entorno. Es necesario que reciba la luz solar, pero es mejor que esta no le dé de manera directa y florece mejor en climas templados.

Requiere de cuidados especiales, ya que el riego debe ser irregular dependiendo de la estación, manteniendo una humedad constante y evitando que la tierra se seque completamente.

Además, el suelo o la maceta deben drenar correctamente, ya que son muy sensibles al exceso de humedad. También se deben abonar frecuentemente, ya que necesitan una tierra bien nutrida para desarrollarse. 

Hasta aquí este artículo sobre los 7 arbustos perennes de rápido crecimiento. Esperamos que, si estás interesado en uno de ellos, esta lectura te haya ayudado, como mínimo a aclarar tus ideas.

Share
Pin
Tweet