El aspersor de impacto no gira: causas y soluciones

Cuando el aspersor de impacto se niega a girar, surge un desafío que afecta directamente la eficacia del sistema de riego. Este problema puede deberse a diversas causas, desde obstrucciones simples hasta problemas más complejos en el mecanismo interno. Identificar y abordar estas razones es esencial para restaurar la funcionalidad del aspersor y mantener un riego efectivo.  

En esta breve exploración, con la ayuda de los expertos de AveriasCaseras, examinaremos las posibles causas detrás de la falta de rotación del aspersor de impacto, destacando soluciones prácticas para asegurar un rendimiento óptimo y garantizar que el sistema cumpla su propósito vital en el cuidado de jardines y áreas verdes. 

1- El aspersor no gira hacia adelante y hacia atrás 

Es un problema que puede surgir en cualquier momento como nos comentan los manitas de Averías Caseras y es importante saber las causas para solucionar el problema y así sacar el máximo partido al sistema de riego. 

Causas por las que el aspersor no gira correctamente 

La presión del agua es un aspecto crucial, y su insuficiencia puede afectar el rendimiento de los aspersores. Los requisitos específicos varían según el modelo de aspersor que estemos utilizando. En términos generales, los modelos más populares necesitan una presión mínima de 25 psi en el último aspersor. Además, es importante que el alcance no ajustado sea de al menos 36 pies para garantizar una cobertura adecuada. Mantener estos parámetros es esencial para asegurar un funcionamiento óptimo del sistema de aspersión. 

Posible solución al problema de giro del aspersor 

Quita el cabezal del rociador y conecta el manómetro al tubo ascendente. Asegúrate de revisar la presión de operación mientras la línea está en funcionamiento. Si notas que la presión es baja, verifica si hay roturas en la línea o fugas de agua en otro lugar que puedan estar afectando la presión. 

En cuanto a los modelos emergentes, verifica que no haya agua saliendo alrededor del sello guía ubicado debajo del cabezal del aspersor. Este sello responde a la presión, y si esta es insuficiente, es posible que haya filtraciones de agua alrededor de dicho sello, lo que causaría que la unidad se detenga y salte a la mitad del ciclo. Si la unidad es nueva o si otras en la línea presentan el mismo problema, es probable que esté relacionado con la presión. En caso de que la unidad sea más antigua, limpia o reemplaza el sello de la tuerca guía según sea necesario. 

Otra opción es probar cambiando a otro aspersor más cercano a la fuente de agua. Si funciona correctamente, podría indicar que la presión es el problema. 

Si el rociador deja de funcionar uno o dos meses después de su instalación, es posible que el sistema no esté diseñado para adaptarse a la presión normal de los rociadores instalados. Si estás utilizando rociadores metálicos, considera cambiar a opciones de plástico. En el caso de rociadores de plástico, prueba con una variedad de galonaje más bajo. 

En caso de que las medidas anteriores no aumenten suficientemente la presión, puede ser necesario redireccionar el sistema para incluir menos cabezales de aspersores por línea. 

2- El rociador del aspersor no gira 

Otro de los problemas que pueden surgir en los aspersores de impacto es que el rociador no gire correctamente. En ese caso tenemos que tomar las decisiones adecuadas para que todo vuelva a funcionar correctamente.  

Causas de la falta de giro del rociador 

Puede que haya residuos en la boquilla del aspersor u otras áreas. También puede haber acumulación de agua en los depósitos, lo que provoca fricción. Revisa si hay desgaste o partes dañadas. Además, es crucial observar cualquier indicio de obstrucciones en el sistema del aspersor para un rendimiento óptimo. 

Posible solución al problema de giro del rociador 

Para mantener tu aspersor en buen estado, quita la boquilla y revisa si hay residuos en ella, así como en el cojinete giratorio y la entrada. A veces, un alambre suavemente empujado dentro de la boquilla puede aflojar los residuos y luego puedes enjuagarlos. Importante, evita taladrar o modificar las boquillas, ya que esto puede dañar permanentemente el funcionamiento del aspersor. 

Si tienes un modelo de metal y hay arena atrapada en la paleta dentro de la boquilla, será necesario quitarla. Afloja la boquilla con una llave y desenróscala. 

Después, lava a conciencia el aspersor para eliminar la suciedad y el aceite. Una solución de vinagre y agua puede ayudar a deshacerte de los depósitos de agua. 

Si has usado aceite en el rociador, asegúrate de reemplazar las arandelas de los cojinetes. 

Si el brazo o el cuerpo del rociador está doblado o dañado, no dudes en reemplazar el rociador o la pieza, si es posible. 

En algunos casos, puede ser necesario aumentar la tensión del resorte del brazo. Si tienes un modelo metálico, desengancha el resorte del brazo con unos alicates de punta fina. Dóblalo ligeramente para acortarlo y vuelve a engancharlo. Para modelos de plástico, desengancha el resorte del brazo con alicates de punta fina y vuélvelo a enganchar en la siguiente protuberancia contigua en el brazo. 

Finalmente, reemplaza las arandelas del cojinete si tienen menos de 2/3 del espesor original, si hay problemas con depósitos minerales o si se han utilizado productos a base de aceite. ¡Así mantendrás tu aspersor en óptimas condiciones! 

3- El aspersor gira hacia un lado y se detiene 

Si notas que el aspersor gira hacia un lado y se detiene es porque algo no está funcionando bien. Tienes que solucionar el problema lo antes posible para conseguir que el sistema de riego sea completo.  

¿Por qué el aspersor gira hacia un lado y se para? 

Asegúrate de revisar los puntos de control para evitar la rotación no deseada. 

Es fundamental tener en cuenta la presión del agua. Cada aspersor está diseñado con un rango de presión óptimo para su correcto funcionamiento. En general, el límite superior recomendado es de 80 psi en la cabeza del aspersor. La presión operacional ideal suele situarse alrededor de 50 psi. 

Mantener una presión que exceda los límites recomendados puede ocasionar problemas. En el peor de los casos, el rociador puede detenerse por completo, y en el mejor de los casos, puede provocar un desgaste prematuro de sus partes internas. Si notas que el rociador gira o invierte su dirección demasiado rápido, esto debería ser tomado como una señal de que la presión del agua es excesiva. Además, es importante destacar que un adecuado mantenimiento contribuirá a prolongar la vida útil del sistema de riego. 

Posible solución al bloqueo del aspersor 

Puedes agregar más cabezales a tu línea o ajustar el flujo en la válvula. En ocasiones, instalar un regulador de presión antes de la válvula principal de cierre es una medida acertada que contribuirá a la protección integral de tu sistema. Esta adición te brindará mayor control sobre la presión y garantizará un funcionamiento más eficiente. 

4- El agua sigue saliendo cuando se apaga el riego 

En ocasiones puede que notes que el agua sigue saliendo cuando el sistema de riego se ha apagado. Es algo que debes solucionar cuanto antes porque puede incrementar de manera notoria el consumo de agua.  

¿Por qué el agua sigue saliendo con el sistema apagado? 

Es un problema que no suele estar ligado al aspersor, sino que suele estar ligado al sistema de riego que no cierra correctamente el agua. Al no haber un buen cierre, el agua sigue llegando al aspersor y en consecuencia sigue saliendo por el mismo. 

Posible solución al agua que sale del rociador con el sistema apagado  

Cuando el sistema está apagado, el agua sigue drenando del rociador más bajo de la línea. La velocidad de este drenaje depende del ángulo de pendiente y la longitud de la tubería; a menor ángulo y mayor longitud, más tiempo se tomará en vaciar toda el agua. Para evitar este problema, considera consultar acerca de los rociadores que incluyen una válvula de retención incorporada. Esta característica ayuda a prevenir que el agua de la tubería se drene del aspersor, asegurando un mejor control del sistema. 

Si observas que el agua sigue filtrándose del cabezal del aspersor incluso cuando el sistema está apagado y el área no ha sido regada en el último día, es probable que la válvula que controla la línea de rociadores no se cierre completamente, lo que causa la filtración. En este caso, es recomendable revisar y posiblemente reemplazar la válvula para solucionar la falla y garantizar un funcionamiento adecuado del sistema de riego. 

Share
Pin
Tweet