5 flores parecidas a las margaritas

gazanias

Nadie puede resistirse a las margaritas y a su perfecta belleza. En diferentes colores y tamaños, son capaces de alegrar cualquier jardín o balcón. Si te gusta su estilo, seguro que te van a encantar las plantas de las que te vamos a hablar hoy, porque tienen flores parecidas a las margaritas.

Además, resultan muy sencillas de cuidar y, con los consejos que te vamos a dar, conseguirás que estén realmente bonitas.

Crisantemos

Originario de Asia, el crisantemo se ha cultivado desde hace más de 2.000 años y, gracias a su belleza y a sus flores parecidas a las margaritas, hoy en día podemos encontrar sus diferentes variedades en jardines de cualquier rincón del mundo.

El crisantemo pertenece a la familia de las asteráceas, y podemos identificarlo fácilmente por sus flores grandes y vistosas, de múltiples colores. La planta en sí misma también tiene muchas variedades que van desde las más pequeñas, que podemos tener en macetas, a otras que pueden llegar a convertirse en arbustos de un metro de altura.

Para que crezcan sanos y florezcan durante más tiempo, los crisantemos necesitan estar en un lugar en el que reciban mucha luz solar directa, como mínimo seis horas por día. Su riego debe ser regular (especialmente en verano), pero cuidadoso. El suelo debe estar siempre húmedo, pero no empapado, ya que esto podría hacer que se pudrieran las raíces.

Para el suelo es importante escoger un sustrato indicado especialmente para plantas de floración, y aportar abono una vez al mes para que el suelo tenga todos los nutrientes que necesita esta planta. 

Tras la floración, hay que podar para retirar las flores muertas y estimular el desarrollo de nuevas ramas y de más flores.

Cosmos: flores parecidas a las margaritas que le encantan a todo el mundo

Quizá no sean muy conocidas por su nombre, pero estas plantas son muy apreciadas por su belleza. El cosmos pertenece a la familia de las asteráceas, igual que los crisantemos, pero en este caso su origen lo encontramos en América del Sur y Centroamérica.

Esta planta es apreciada por los amantes de las flores, ya que las que produce son brillantes y coloridas, y podemos encontrarlas en diferentes colores como el rojo, el morado, el naranja, el rosa o el blanco. Y lo mejor es que la floración se mantiene durante todo el verano y buena parte del otoño en las zonas más cálidas.

Los cosmos necesitan mucha luz solar para crecer y florecer como deben, y están mucho más bonitos si están plantados en un suelo fértil, así que es aconsejable añadirme materia orgánica antes de la plantación. 

Es una planta que necesita un riego regular. Normalmente basta con una vez por semana, pero en las épocas de más calor es posible que sea necesario aumentar la frecuencia de riego, pero sin llegar a encharcar la tierra.

Si los cosmos no se podan, se vuelven demasiado altos y delgados. Es recomendable una poda regular para incentivar su crecimiento y una mayor producción de flores.

Por lo que respecta al fertilizante, bastará con usar uno equilibrado y añadirlo al agua de riego una vez al mes durante la temporada de crecimiento.

Gerberas

Las gerberas son flores parecidas a las margaritas. De hecho, el parecido es tan importante, que se pueden llegar a confundir. La gerbera es una planta de la que existen unas 30 especies diferentes, siendo la más popular la Gerbera jamesonii, que tiene grandes flores de muchos colores diferentes. 

Algunas variedades de gerberas se cultivan en diferentes formas, y van desde flores simples a dobles.

Para tener unas gerberas bonitas debes plantarlas en una zona bien iluminada, pero que no reciba luz solar directa durante muchas horas. Además, es recomendable que la planta esté en un lugar protegido del viento.

Sus raíces son muy sensibles frente al exceso de agua, así que requiere un riego regular, pero no excesivo. Siendo mejor llevar a cabo el riego en las horas de menos calor. Asegurándose siempre de que el sustrato está bien drenado y mantiene un pH ligeramente ácido (entre 5,5 y 6,5).

Durante la época de floración la gerbera necesita más nutrientes que nunca, y se aconseja aplicar un fertilizante específico para plantas con flores, siguiendo siempre las instrucciones del fabricante en cuanto a dosificación.

Para que la planta no se vuelva demasiado grande y desordenada, hay que realizar una poda a principios de primavera, justo antes de que arranque la floración.

Rudbeckia

La rudbeckia no puede faltar cuando hablamos de flores parecidas a las margaritas. No en vano, es conocida como Margherita dorata. Es una planta muy fácil de cuidar y muy bonita, con flores de un brillante amarillo y un centro marrón oscuro.

Originaria de América del Norte, requiere muchas horas de luz cada día, aunque también puede tolerar algo de sombra. De hecho, resulta ser muy resistente a las bajas temperaturas, y no tanto a las altas temperaturas.

Para que la planta alcance su máximo potencial de belleza, es mejor que esté en un suelo bien drenado y ligeramente ácido, y que reciba un riego moderado, aunque en la época de crecimiento activo puede requerir más agua.

Por norma general no necesita fertilizante, y no pasa nada si no se le proporciona. Basta con añadir un poco al agua de riego una o dos veces al año, especialmente durante la primavera, para estimular su crecimiento.

Para fomentar una floración prolongada hay que retirar las flores muertas, pero no es necesario llevar a cabo una poda de la planta.

Gazanias

Llamativas y espectaculares, las gazanias no pasan desapercibidas en ningún jardín.Originarias del sur de África, se caracterizan por tener unas flores grandes y coloridas que nos recuerdan a las margaritas. Lo que las hace especialmente atractivas es que sus flores son, a menudo, bicolor o tricolor.

La gazania es una planta fácil de cuidar, resistente a las sequías y a las altas temperaturas. Puede crecer sin problema tanto en un jardín como en una maceta. 

Para prosperar y lucir toda su belleza tiene que estar en una zona muy soleada, donde reciba luz un mínimo de seis horas al día. Siempre en un suelo drenado y arenoso, para que sus raíces no se lleguen a encharcar.

La tierra tiene que estar húmeda, pero no mojada. Cuando la capa superior de tierra esté seca al tacto, ha llegado el momento de regar, pero no mojaremos las hojas para evitar la proliferación de hongos.

Esta planta no necesita mucha fertilización, bastará con añadirle unos pocos más de nutrientes durante la época de crecimiento para fomentar una floración saludable. Lo que tampoco necesita es una poda regular, basta con retirar las flores muertas.

Estas cinco flores parecidas a las margaritas harán que tu jardín esté mucha más bonito, y acabas de comprobar que son tan fáciles de cuidar que no te darán mucho trabajo

Share
Pin
Tweet