7 árboles con flores blancas

Cuando queremos plantar un árbol en nuestra terraza o jardín, debemos asegurarnos de que va a aportar la estética que necesitamos. Algunos árboles se hacen más grandes que otros y sus copas y ramas pueden ser de diferente tamaño, al igual que sus hojas.

Las hojas son muy importantes, ya que nos pueden permitir diferenciar una especie arbórea de otra porque algunas llegan a ser muy similares. Estas aportan detalles, formas y colores dependiendo de la especie de árbol que se trate.

Pero, además de las hojas, otro de los rasgos distintivos de los árboles es la floración. Normalmente, los árboles muestran sus flores durante la primavera y lo hacen con multitud de formas y colores. 

Pero entre todos estos colores queremos destacar especialmente aquellos árboles cuyas flores son de color blanco. Ya que estas aportan un toque neutro y le dan cierta frescura al ambiente del jardín. 

Por eso, en este artículo te traemos una lista de 7 árboles con flores blancas. De esta manera, puede que encuentres en tu lista aquellas especies arbóreas que se adaptan mejor al espacio de tu jardín y a la estética que tú quieres darle. 

Magnolio (Magnolia Grandiflora)

La magnolia grandiflora o magnolia común es una especie arbórea perteneciente a la familia Magnoliaceae. Es originaria del sureste de los Estados Unidos de América. Es un árbol que se suele utilizar como planta decorativa.

Se trata de un árbol de hoja perenne que puede hacerse enorme y superar los 30 metros de altura con una copa muy densa de forma redondeada, aunque su crecimiento es lento. Se caracteriza por su corteza de color grisáceo de aspecto escamoso y por sus ramas más jóvenes son de color anaranjado. 

Otro de sus rasgos más característicos son sus grandes hojas ovaladas de color verde brillante y sus espectaculares flores con grandes pétalos de color blanco. Todo ello le hace ganar el sobrenombre de “el rey del jardín”, ya que las flores son el principal atractivo de esta planta.

Es un árbol que prefiere los climas cálidos y por ello no tolera bien las heladas, sobre todo cuando todavía es joven. Sin embargo, cuando crece y endurece su tronco, es capaz de aguantar incluso heladas. 

Cuando es joven necesita una zona a pleno sol o en semisombra y protegerse del viento. Además, necesita un suelo fresco y ligeramente húmedo, por lo que necesita un riego moderado que evite el encharcamiento. 

Cerezo silvestre (Prunus avium)

Este árbol caducifolio, que también se conoce con los nombres de cerezo de monte o cerezo dulce, es originario de Europa y Asia. De este derivan todos los árboles que producen cerezas.

Es una especie arbórea de gran tamaño y volumen que puede alcanzar perfectamente los 30 metros de altura. Se caracteriza por tener un tronco recto de tonalidad rojiza y por su copa de forma piramidal. Sus hojas son alargadas, dentadas, de un color verde intenso y en otoño se pueden volver de color naranja. 

El cerezo silvestre es fácilmente identificable por sus pequeñas flores de color blanco que pueden tener toques rosáceos. La floración únicamente dura un par de semanas pero es de una belleza espectacular. 

Este árbol es propio de zonas templadas, aunque es cierto que no soporta las temperaturas demasiado bajas y las heladas pueden hacerle mucho daño. No necesita cuidados especiales respecto al riego, ya que aguanta bien períodos de sequía y tampoco tolera vivir en entornos encharcados. 

Cornejo blanco (Cornus Alba)

Está considerado un arbusto caducifolio grande o un árbol pequeño del género cornus. Es originario de Europa y Asia y se suele plantar para decorar jardines por la belleza de su floración. 

Como hemos dicho, se caracteriza por ser un árbol pequeño que no suele superar los 4 metros de altura, por sus hojas de forma elíptica acabadas en punta y por sus pequeñas flores que están presentes desde mediados de la primavera hasta bien entrado el verano. 

Este tipo de árbol o arbusto debe plantarse orientado al sol o en una zona de semisombra si el calor es sofocante. Además, soporta el frío con bastante holgura, ya que puede sobrevivir a heladas de -15ºC. Aunque es bastante resistente a la sequía, prefiere suelos húmedos, por lo que conviene regarlo de vez en cuando pero sin encharcar el terreno.

Manzano (Malus domestica)

Se conoce también con el nombre de manzano europeo. Este árbol caducifolio es de la familia de las rosáceas que es valorado por su alimento, las manzanas. Es originario de Asia, de la zona de China. 

Se caracteriza por ser un árbol de tamaño pequeño o mediano, que puede alcanzar los 4 metros de altura y cuya copa es redondeada y muy frondosa. Florece durante la primavera con unas flores blancas, aunque dependiendo de la especie pueden ser rojas o de color rosa. Tras la floración comienzan a brotar sus hojas. 

Este tipo de vegetal necesita un clima más frío que el resto de los árboles caducifolios, aunque se resiente de las heladas, por lo que necesita algún sistema de protección frente a estas. Aún así, puede sobrevivir en temperaturas inferiores a los -12ºC.

Para desarrollarse sin problemas, necesita entre 6 y 8 horas de sol al día para que puedan desarrollarse sus flores y sus frutos. También requiere ser regado con bastante frecuencia para humedecer la tierra, pero esta no debe quedar encharcada. Esto se debe a que se pueden pudrir sus raíces por exceso de humedad. 

Naranjo (Citrus x sinensis)

Conocido también con el nombre de naranjero o naranjo dulce, es un árbol perenne, de tamaño mediano que proviene de China y Japón. Es conocido por producir un fruto que es conocido en todo el mundo por su dulzor y acidez: la naranja. 

Se caracteriza por ser un árbol que normalmente alcanza los 4 metros de altura (aunque puede llegar hasta los 13) cuya copa es grande, redonda o de forma piramidal. Sus hojas tienen forma ovalada y son de un tamaño moderado.  En primavera produce una flor muy característica llamada azahar, que es de color blanco y muy aromática. Deja en el ambiente un olor dulce y fresco. 

Es un árbol que prefiere climas templados para vivir y es uno de los más resistentes, ya que puede resistir hasta los -5ºC. Pese a todo, prefiere el calor al frío, ya que no florece si la temperatura no es moderadamente alta o si no le da el sol. 

Se debe regar lo suficiente como para que el agua empape las raíces más profundas y se mantenga el suelo húmedo. Pero, como siempre decimos, no es conveniente encharcar el terreno, ya que se pueden pudrir sus raíces. 

Falsa acacia (Robinia pseudoacacia)

La robinia pseudoacacia es una especie de árbol perenne de hoja caduca de la familia de las Fabaceae, es decir, de las plantas leguminosas. Es originario del este de Estados Unidos y se suele usar como árbol ornamental para terrazas, parques y jardines. 

Se caracteriza por ser de hoja caduca y por su tamaño considerable, ya que puede superar fácilmente los 25 metros de altura. Su tronco es grueso y su corteza suele tender al color negro y suele mostrarse agrietada. Sus hojas crecen a principios de primavera y son de un color verde azulado. Florece de manera tardía, casi a las puertas del verano con unas flores blancas que crecen en racimos. 

Es un árbol que prefiere vivir en zonas más bien frías, entre 8ºC y 14ºC aunque puede aclimatarse a temperaturas más altas. Sin embargo es un árbol muy resistente al frío extremo, ya que puede soportar hasta los -34ºC. Por lo tanto, es un árbol indicado si vives en una zona donde suele hacer bastante frío. 

Puede resistir periodos de sequía, aunque crece mejor si el suelo está bien hidratado, por lo que suele crecer en zonas costeras. Sin embargo, el suelo tampoco debe estar encharcado si no queremos hacer que se pudran sus raíces por exceso de humedad.

Esta especie arbórea necesita un mínimo de 6 horas de exposición a la luz solar, por lo que deberá ser plantada al aire libre en una zona donde reciba iluminación directa cuando se hace grande. Sin embargo, cuando es pequeño y sus tallos y hojas son tiernos, debemos plantarnos en zonas de semisombra, ya que se puede quemar con facilidad. 

Jazmín de la India (Gardenia jasminoides)

El jazmín de la India es un arbusto grande o un árbol pequeño de hoja perenne originario del continente asiático, que es conocido por sus famosas y aromáticas flores blancas. Se caracteriza por tener unas hojas simples de color verde intenso, ovaladas y terminadas en punta. No es una especie que alcance gran altura, ya que no suele superar los 3 metros de altura. Sin embargo su copa es densa y muy ramificada. 

Es una planta que procede de climas cálidos, aunque también puede soportar temperaturas bastante frías, llegando a tolerar hasta los -3ºC. Este árbol debe ser expuesto al sol de forma directa durante bastantes horas al día para que desarrolle sus flores.

Debe regarse durante la primavera y el verano unas dos o tres veces por semana para que florezca. Durante el otoño y el invierno, en cambio, no será necesario regarla tanto, sino cuando notemos que el suelo se empieza a secar. 

Hasta aquí este artículo sobre 7 árboles con flores blancas. Esperamos que, si estás buscando plantar una planta arbórea de estas características en tu terraza o jardín, encuentres en esta lista que te hemos facilitado la especie que más se ajuste a tus gustos y a tu entorno. 

Share
Pin
Tweet