7 enredaderas perennes con flores bonitas

Cuando tenemos un jardín o una terraza con cierto espacio y queremos decorarla, siempre es buena idea hacerlo con algunas plantas. Pero, ¿qué tipo de plantas deberíamos plantar?

Existen muchos tipos de diferentes tamaños, formas y colores. Algunas de estas plantas o arbustos son más grandes, otras son más pequeñas, por lo que debemos tener en cuenta el espacio disponible en nuestro espacio ajardinado. 

Muchas de ellas son especies vegetales que desarrollan un tronco leñoso y fuerte que les hace desarrollarse hasta medir varios metros de altura. Otras, en cambio, desarrollan unos tallos más débiles y flexibles que no permiten sostener el peso de la planta, por lo que se adaptan al entorno extendiendo sus ramas reptando por el suelo o cubriendo las paredes en busca de la luz del sol.

A este tipo de plantas se las conoce como enredaderas, que pueden ser trepadoras o reptadoras. Por ello, se suelen colocar frente a algún elemento, como una reja o una pared que les sirva de apoyo o guía para cubrir algunas zonas exteriores. 

Así que, si no conoces muchas plantas enredaderas, estás de suerte, ya que en este artículo te vamos a enseñar 7 enredaderas perennes con flores bonitas. Así que, si te interesa este tema o quieres plantar una de ellas en tu jardín, te aconsejamos que tomes nota.

La madreselva (Lonicera japónica)

La madreselva es una planta perenne y trepadora originaria de la Europa meridional. Se caracteriza por sus tallos leñosos y sus hojas opuestas y ovales de un tamaño considerable, que son de un tono verde claro. 

Esta es una planta que produce unas flores que suelen ser de color blanco y amarillo que nacen directamente desde el tallo. Estas, también pueden presentar otros colores como el rojo, el rosa o el naranja.  

Suele crecer muy rápido y puede crecer perfectamente tanto expuesta a la luz del sol, pero prefiere vivir en lugares de semisombra. Requiere que el sustrato esté constantemente húmedo, pero sin encharcar, ya que no tolera el exceso de agua. 

Soporta bastante bien las bajas temperaturas que se dan durante la estación invernal y puede llegar a soportar heladas de hasta -15ºC. Así pues, se trata de una planta que requiere pocos cuidados, que es muy resistente y que se puede encaramar fácilmente a la barandilla de cualquier balcón. Además, sus flores son muy llamativas y vistosas, por lo que no dejará indiferente a nadie. 

El jazmín (Jasminum grandiflorum)

A esta especie se le conoce con los nombres de jazmín morisco o jazmín común, y es una planta trepadora, de la familia de las oleáceas, que es originaria de la zona del Cáucaso. 

Se caracteriza por ser un arbusto trepador que suele ser de hoja perenne. Presenta unos tallos angulosos y verdes de los que surgen unas hojas opuestas que pueden ser redondeadas o con forma de lanza. Pero la parte más reconocible de esta planta son sus pequeñas flores blancas de cinco pétalos y su aroma dulzón tan característico.

Aunque es una planta que debe recibir grandes cantidades de luz directa para producir grandes cantidades de flores. Por ello lo que te recomendamos es plantarla en una terraza o jardín donde se pueda desarrollar correctamente bajo la luz directa del sol. Además, debes procurar tener en el jardín una reja o alguna estructura por la que pueda trepar.

Clematis (Clematis alternata)

Es un arbusto trepador de hoja perenne de tallo leñoso que se considera originario tanto de Europa como de China. Es una planta que, aunque tiene mala fama de ser muy salvaje e invasiva, puede resultar uno de los mejores aciertos para plantar en jardines y terrazas. Sobre todo si la cuidas bien y si controlas su crecimiento (aunque es cierto que, si se descontrola, puede hacerse enorme en todos los aspectos y alcanzar los tres metros de altura). 

Se caracteriza por producir en primavera unas flores llamativas muy vistosas cuyos pétalos están dispuestos en forma de estrella de seis puntas. Son de colores muy vivos, aunque suelen variar entre el rojo amoratado y el violáceo azulón. 

Así pues, es una planta que no requiere demasiados cuidados, aunque necesita ser regada de vez en cuando para mantener la tierra siempre húmeda teniendo siempre en cuenta que no debes encharcar el terreno, ya que sus raíces se pueden pudrir.

En cuanto a la necesidad de luz solar, es una especie muy curiosa, ya que, mientras la zona de sus raíces prefiere estar a la sombra, sus hojas y flores se desarrollan mejor si les da el sol de manera directa. Eso sí, como hemos dicho, esta planta crece bastante rápido, por lo que no deberás descuidar la poda si no quieres que se descontrole. 

Rosal de Banksia (Rosa banksiae)

Se trata de un arbusto semi trepador o apoyante de hoja perenne que es originario de China. Puede llegar a crecer hasta los 6 metros de altura y, a diferencia del resto de las especies de rosales, no tiene espinas. Sus hojas son perennes y no son demasiado grandes. Además, sus flores son, por norma general, bastante más pequeñas que las de los rosales comunes y crecen en ramilletes. Estas pueden ser de color blanco, rosa o amarillo. 

Son rosales que se caracterizan por su resistencia y por su rápido crecimiento que, como la Clematis, puede resultar invasiva y descontrolada si no se controla regularmente mediante la poda. Así, al ser plantas trepadoras, se suelen encaramar a los muros y a las barandillas y crear enredaderas preciosas y muy vistosas.

Este tipo de rosales prefieren los climas templados y cálidos, ya que, cuando se exponen a las bajas temperaturas se pueden debilitar bastante. Así, si se exponen a las heladas, se convierten en plantas de hoja caduca, ya que tienden a perderlas y a entrar en un estado “dormido” hasta que llega la primavera.

Glicinia (Wisteria sinensis)

La glicinia o flor de pluma es una planta leñosa semi perenne de la familia Fabaceae, es decir, de las leguminosas, y es una planta oriental, típica de China y Japón. Se caracteriza por ser un arbusto trepador que puede llegar a hacerse enorme en estado natural. 

Esta planta desarrolla unos zarcillos para poder encaramarse por todo tipo de superficies, aunque es cierto que necesita guías para poder crecer. Por ejemplo, siempre se le suelen facilitar rejas, estructuras de madera o alambres para permitir que crezca de forma vertical. 

Durante el invierno, pierde algunas de sus hojas mientras que las otras se mantienen en perfectas condiciones, por ello decimos que es semi perenne o semi caduca. 

Sus flores son especialmente llamativas y enormes, que cuelgan de las ramas en forma de racimos. Pueden variar dependiendo de la variedad de glicinia entre el color blanco, el violeta o el azul y desprenden un aroma dulce similar al de la uva. Su floración tiene lugar en primavera y esta es mucho más espectacular si se expone directamente a la luz solar. 

Por lo tanto, es una planta apta para ser plantada más bien en jardines, donde tenga mucho espacio para desarrollarse. Esto es debido a su gran tamaño y lo grande que se puede hacer y por las necesidades de luz solar directa que presenta.

Buganvilla (Bougainvillea spp)

La buganvilla es un arbusto o árbol pequeño trepante y semi perenne que crece en los bosques tropicales húmedos de América del sur, especialmente en Brasil y Perú y el norte de Argentina. 

En su hábitat natural se encaraman a otras plantas usando las púas de sus tallos. Sus hojas son muy llamativas de un color que puede variar desde el violeta intenso al rojo, pasando por el naranja. 

Crece bien en las zonas templadas, como en los países del Mediterráneo y no es demasiado difícil de cuidar. Sin embargo, debes asegurarte de que está expuesta a la luz del sol, ya que de lo contrario no florecerá con tanta intensidad. 

Es una planta que se puede hacer moderadamente grande, por lo que es más indicada para jardines y terrazas que tengan bastante espacio. Si se le proporciona alambres o una estructura por la que puedan trepar, puedes tener un rincón cubierto por esta planta en tu jardín o terraza. 

Diplademia (Mandevilla laxa)

Es una planta enredadera o trepadora perenne que pertenece a la familia Apocynaeae y que es originaria de las zonas de América del Sur y de Centroamérica. Se trata de un tipo de parra que produce unas flores con forma de campanita que pueden ser de color blanco, rosa, amarilla o rojo.

Sus ramas se encaraman a los muros y a cualquier estructura que le facilites con unos tallos que, pese a que son finos, presentan un aspecto leñoso. Esta planta produce una espectacular y colorida floración que, además llena el ambiente con su dulce aroma. 

Es un vegetal que prefiere vivir en regiones de clima templado o cálido y que no soporta demasiado bien las bajas temperaturas ni las heladas. Se puede hacer bastante grande y abarcar grandes extensiones murales. Por ello, te recomendamos que sólo la plantes si tienes un jardín o una terraza muy espaciosa y soleada donde pueda crecer sin problemas. 

A lo largo de este artículo te hemos enseñado 7 enredaderas con flores perennes bonitas. Esperamos que este artículo te haya resultado interesante y te resulte de ayuda si estás buscando una planta enredadera que plantar en tu balcón, terraza o jardín. Ya que, este tipo de vegetales son muy bonitos y elegantes, quedan muy bien y aportan un toque de distinción a las zonas exteriores.

Share
Pin
Tweet