Qué plantar en septiembre

Septiembre se caracteriza por dar por finalizada la época de verano y por ser el mes de entrada en otoño. En territorio peninsular sigue siendo muy caluroso, aunque comienza a notarse conforme va avanzando el mes un progresivo descenso en las temperaturas. Estas pueden estar entre los 32ºC de máxima durante el día y unos 21ºC durante la noche. Además, es un mes en que se pueden dar lluvias y tormentas de manera abundante.

Así, en el ámbito del campo, se da la bienvenida a la temporada de otoño. Así, se plantan los vegetales propios de esta época, que van a ser recogidos antes o durante el invierno. Además se va a realizar la cosecha de frutos que se han plantado durante los meses de julio y agosto.

Sin embargo, aunque parezca que el riesgo por calor ha pasado, no debes bajar la guardia. Ya que septiembre sigue siendo también un mes de verano. Así, pueden llegar olas de calor que puedan hacer subir la temperatura por encima de los 36ºC. Por ello, aconsejamos precaución, ya que descuidar el riego durante uno de estos días, puede arruinar toda la cosecha.

Así que, ahora que conoces las características climáticas del mes de septiembre en nuestro país, te vamos a facilitar una lista de vegetales típicos de esta época para que sepas qué puedes plantar en septiembre y los principales cuidados que estas hortalizas requieren. También te vamos a decir qué cultivos pueden estar listos para ser cosechados durante el mes de septiembre. 

Qué hortalizas plantar en septiembre

Como hemos dicho, septiembre es un mes más fresco que agosto, pero sigue siendo un mes bastante caluroso, en el que se pueden dar precipitaciones abundantes. Así, por una parte, debes prestar atención al estado del terreno donde has plantado tus hortalizas. Ya que no te interesa que la tierra esté demasiado seca ni demasiado húmeda. 

Por otra parte, debes tener en cuenta que las hortalizas que vas a sembrar durante este mes van a ser cosechadas a finales de otoño e incluso durante la temporada de invierno. Por lo tanto, estas deben ser propias de climas templados. 

Alcachofas (Cynara scolymus)

Es una planta herbácea de la familia asteraceae que se cultiva desde la Antigüedad en zonas de clima templado. Es de la familia de los cardos, y por lo tanto tiene un aspecto similar. Se caracterizan por dar un fruto de tamaño medio y de color verde. Este está recubierto por hojas dispuestas de manera similar a escamas y que pueden llegar a ser bastante duras.

Se considera un alimento bastante beneficioso para la salud. Puede utilizarse por su valor culinario para cocinar distintos tipos de menestras. Además, también se puede ingerir asado o en fritura. 

Aunque este tipo de plantas crece mejor al principio de temporada primaveral, las temperaturas propias de finales de verano y de principios del otoño son favorables para su desarrollo. Esto se debe a que prefieren los climas templados a los muy fríos o muy cálidos. 

Rábanos (Raphanus sativus)

El rábano es una verdura que se considera originaria de China o del Próximo Oriente. Es sobradamente conocido, por ser utilizados como ingrediente en ensaladas y para aportar sabor en la elaboración de cocidos y sopas. 

Son hortalizas cuyo cultivo es muy sencillo y que crecen de manera muy rápida. Es por eso por lo que se evitan problemas de plagas, ya que estas no tienen tiempo para extenderse. 

Es una verdura que se puede plantar durante las temporadas templadas y cálidas del año, aunque puede llegar a resistir al frío. No obstante, la mejor época para plantarlos se considera entre verano y principios de otoño. 

Así pues, el sustrato en el que se siembran debe estar constantemente húmedo sin que llegue a estar encharcado. De esta manera pueden crecer correctamente. Además, como hemos comentado, septiembre es un mes muy traicionero, por lo que debes vigilar tu cultivo de rábanos para que el suelo no se seque. 

Canónigos (Valerianella locusta)

Los canónigos son plantas herbáceas de la familia valerianaceae que son originarias de Europa. Están formados por pequeños ramilletes de hojas de forma cuasi circular y suelen crecer en zonas frescas. Se suele utilizar como ingrediente para ensaladas o para condimentar otro tipo de platos.

Hemos comentado que suelen crecer en las zonas frescas del continente Europeo, por lo que prefiere climas templados pero con tendencia al frío. Sin embargo, se pueden sembrar durante buena parte del año, siendo tal vez septiembre el mejor momento para plantarlos en el huerto.

De esta manera, si los plantas a mediados de septiembre, podrás recolectarlos a mediados de noviembre, ya que su crecimiento completo suele tardar más o menos un mes y medio desde que se planta la semilla. 

Deben regarse habitualmente, especialmente durante el mes de septiembre. Ya que sigue haciendo el suficiente calor como para secar rápidamente el terreno. La tierra debe estar húmeda pero sin llegar a encharcarse. 

Habas (Vicia faba)

Se trata de una planta que pertenece a la familia de las leguminosas o fabáceas cuyo origen se considera entre Asia Menor y el norte de África. La humanidad las ha cultivado y consumido desde la Antigüedad debido al valor de sus frutos. 

Las habas en realidad son semillas que crecen en el interior de unas vainas. Son unas legumbres de color verde apagado que sirven como ingrediente en menestras. Pero no es la única manera de cocinarlas, sino que se pueden hacer cocidas o estofadas.

Se suelen plantar justo en el arranque de la temporada de otoño, en septiembre. Esto se debe a que es un tipo de vegetal que sobrevive a las altas temperaturas e incluso a las heladas. Como su crecimiento es lento, si se plantan en septiembre estarán listas para ser cosechadas a mediados de diciembre, a las puertas de la temporada invernal. 

Kale (Brassica oleracea var. sabellica)

El kale es una variedad de col rizada de la familia de las berzas y se considera originaria de Alemania. Aunque es una col, su aspecto es bastante distinto, ya que se caracteriza por tener una forma alargada con unas hojas ligeramente similares a las de la lechuga pero de un color verde más intenso. 

Esta verdura se ha puesto de moda desde hace unos años, ya que se considera un superalimento. Se puede consumir crudo o cocido como el resto de las coles. Sin embargo, cuando lo introducimos varios minutos al horno sin que se llegue a quemar, aliñado con aceite de oliva y sal es sabroso y muy crujiente. 

Su temporada natural va de septiembre a febrero. Esto se debe a que es una planta que prefiere los climas fríos. Además, es una planta de crecimiento más bien lento que puede tardar hasta 70 días en estar lista para la cosecha. Por eso, si se planta a mitad de septiembre, estará lista a finales de noviembre. 

Eso sí, en cuanto al riego, es importante mantener la humedad de la tierra, ya que este vegetal no soporta la sequía. Además también deberás abstenerte de regarlo si se han producido lluvias, ya que un exceso de humedad puede pudrir sus raíces. 

Qué cosechar en septiembre

Acabamos de ver las hortalizas que se siembran de manera más habitual durante el mes de septiembre. Por lo tanto, estas darán paso a la temporada de otoño, estando listos sus frutos para ser recolectados incluso a las puertas del invierno.

Ahora vamos a hacer un repaso por las verduras que se pueden cosechar más frecuentemente durante el mes de septiembre. Estas deben haber sido plantadas entre dos y seis meses atrás. 

Cebollas (Allium cepa)

La cebolla es una planta herbácea cuyo origen se encuentra tanto en Asia central como en la zona del mar Mediterráneo. Es una de las hortalizas que se consumen desde la Antigüedad, ya que se conoce que fue muy utilizada por las antiguas civilizaciones. 

Su “fruto” en realidad es un bulbo subterráneo que forma parte de la raíz de la planta. Este bulbo está formado por varias capas y tiene un sabor picante y fuerte. Se puede consumir de muchas maneras, tanto cruda, en ensaladas, como hervida, asada o frita. Por ello es una verdura muy apreciada desde el punto de vista gastronómico.

Como este tipo de verduras se suelen plantar desde marzo a octubre y son de crecimiento lento (pueden tardar entre 3 y 5 meses desde la siembra), pueden estar listas para ser cosechadas en septiembre. 

Acelgas (Beta vulgaris var. cicla)

Las acelgas son un tipo de hortaliza que posee unas hojas grandes de color verde intenso y unas pencas blancas. Se les considera originarias de Europa y del norte de África. Se pueden consumir de diferentes maneras, tanto en crudo como cocinadas. Suele usarse para realizar los mismos usos que se le da a la espinaca.

Este tipo de vegetales prefieren vivir en climas templados, aunque no soportan ni el frío ni las heladas. Por eso, en nuestro país esta planta se suele sembrar entre marzo y octubre, siendo septiembre uno de los meses centrales para unas mejores condiciones de cultivo.

Además, son de crecimiento medio, por lo que tardan casi dos meses en crecer. Es por ello por lo que, si se cultivan en julio, estarán listas para recolectarse en septiembre. 

Puerros (Allium ampeloprasum var. porrum)

El puerro, también conocido como ajo puerro o ajo porro, es una hortaliza de la familia de la cebolla y del ajo que se considera originaria de Asia menor. Se caracteriza por estar formados por un bulbo cilíndrico y alargado, cubierto por multitud de capas de hojas. 

Es muy usado en el mundo de la cocina y se valora por tener pocas calorías y un alto contenido en fibra. Se puede consumir cocido o a la parrilla y tiene cierto toque dulce. 

Se suele plantar concretamente en dos meses: en febrero y en agosto. Además, es de crecimiento lento, por lo que tarda unos seis meses en crecer desde que se planta. Por eso, si se planta a finales de febrero, estará listo para ser cosechado en septiembre.

Berenjenas (Solanum melongena)

La solanum melongena es una planta que es conocida por sus usos culinarios . Esto se debe a su fruto, que suele ser de un color morado muy oscuro y una piel lisa y sorprendentemente brillante. Es una hortaliza originaria en el continente asiático y ha dado lugar a diferentes variedades.

Se puede plantar durante el verano debido a dos factores: el primero es que es una planta de crecimiento bastante lento, que puede tardar unos cuatro meses en crecer completamente. El segundo es que, al ser un vegetal que soporta fácilmente las altas temperaturas. Por ello sus frutos están listos para la cosecha durante el mes de septiembre.

A lo largo de este artículo te hemos enseñado las hortalizas que se plantan y se cosechan de manera más frecuente durante el mes de septiembre. Esperamos que, tras leer este artículo, sepas qué debes plantar y por qué, teniendo en cuenta la situación climática y las temperaturas de dicho mes.

Share
Pin
Tweet